¿Ya me sigues en Facebook? Una mamá millennial
BebésMaternidadNiños

Medianoche en urgencias

Pues ya me pasó lo que a veces para una madre es inevitable. Ayer por la noche Little Monster se cayó de la cama y  se golpeó la cabeza durante la caída con una mesita. Yo no estaba, venía de regreso de una cena e iba a un par de casas de la nuestra cuando esto sucedió. Papá Millennial me recibió preocupadísimo y súper nervioso, al borde del llanto me explicó que la niña se había caído por intentar alcanzar algo de la mesita y se resbaló y golpeó la cabeza, todo en un breve momento cuando no la estaba mirando, provocándole un chichón enorme en la frente. Me llevé el susto de mi vida, nunca se había golpeado tan fuerte mi hija.

La revisé y efectivamente se le habia hinchado muy exagerada la frente justo en medio de los ojos y tenía otro moretito debajo del ojo. Me puse muy nerviosa, me dieron ganas de llorar y de reclamarle a Papá pero me aguanté, él estaba todo triste pidiéndome perdón y muy preocupado, además con uno que estuviera hecho un manojo de nervios era suficiente, no era el momento para generar más caos del que ya había. Corrí dentro de la casa por la pañalera y nos fuimos rápido al hospital. Afortunadamente por estar metida en grupos de Facebook de mamás de mi ciudad, alguna vez leí que había pediatras las 24 horas en dos hospitales privados, por lo que fuimos directito al más cercano.

Para esto, Little Monster iba súper tranquila, lo cual también me ayudó para que yo no perdiera la calma y de ese modo ella no se alterara al verme asustada. Llegamos al hospital, tomaron sus datos y nos pasaron a la sala de espera. Como era una noche tranquila el pediatra nos atendió rápido y le reviso toditito a la niña. Caminaba normal, respondía a su nombre, decía mamá y papá, se reía, todo normal. A pesar de que no se quejaba ni lloraba, le mandó a hacer radiografías del cráneo para verificar que no hubiera fractura y sólo fuera la hinchazón.

Ir a que le tomaran las radiografías fue para mí la peor parte. Como es muy pequeña aún (tiene 22 meses) teníamos que sostenerla entre papá y yo para que estuviera quieta de su cabecita y le tomaran una radiografía frontal y lateral. Desde luego que en todo el rato no dejó de gritar y llorar porque no comprendía qué era lo que estaba sucediendo. Esos segundos que duró la toma de cada radiografía me parecieron eternos.

Volvimos a la sala de espera en lo que salían los resultados de las radiografías y unos minutos después nos mandó llamar de nuevo el pediatra. Afortunadamente no había fractura y todo había salido bien. Le recetó un gel antiinflamatorio e Ibuprofeno para la fiebre y el dolor. Sólo queda esperar a que transcurra el ciclo del chichón a morete hasta que baje solito.

¿Qué hacer si tu hijo se golpea muy fuerte la cabeza?

Ya estando ahí en esa situación aprovechamos para preguntarle al pediatra, qué se debe hacer en estos casos y nos dio algunas recomendaciones.

En primer lugar, revisar bien al niño, asegurándose que no haya sangre. Las primeras 4 horas después de un golpe fuerte son las más importantes y en las que de debe vigilar que todo esté bien con el niño, es decir:

  • Que no presente vómito ni mareos.
  • Que no haga movimientos raros (como caminar e irse de lado o no poder hacer cosas físicas que ya dominaba).
  • Si ya habla que no tenga dificultades al hacerlo.
  • Que su respiración sea normal.

Le preguntó Papá Millennial también qué tan cierto era eso de que no debemos dejar dormir a los niños cuando se golpean la cabeza y me comentó que si el niño tiene sueño sí se puede dejarle dormir, solo estar pendiente de que todo transcurra normal.

Afortunadamente Little Monster ya está bien y ni se acuerda del golpe o lo que ocurrió, incluso cuando salimos del consultorio le dio un abrazo y un beso al pediatra porque ella quiso, pero nosotros si pasamos un susto tremendo, regresamos a casa del hospital casi a la 1 de la madrugada todos angustiados y como no quería despertar ni preocupar a mi mamá o mi hermana acudí a Twitter, ahí varias compañeras blogueras de otros lugares donde ya estaba amaneciendo me dieron ánimos, me ayudaron a tranquilizarme y no volverme loca culpándome por lo que pasó ya que no estaba con ella para consolarla de inmediato, ¡gracias a todas, les envío un abrazo enorme!

Soy Lucy, diseñadora, mexicana y una mamá millennial. Soy madre de una pequeña de tres años de nombre Lucía, a quien cariñosamente llamo Little Monster en el blog. Tomo la maternidad con una taza de té y mucho sentido del humor. Comer, leer, dormir y escribir son mis placeres.

This article has 9 comments

  1. Daniela Jasso

    Fue tu novatada. Creo que hay estadísticas de cuántas veces corren las mamás de varones a emergencias, con tu niña esperemos ya no vuelva a suceder. Yo he corrido tres veces en 5 años. Las tres se le realizaron radiografías y una se abrió la cabeza y en otra tuvo vómito de proyectil. Son sustos muy grandes pero que afortunadamente no pasan de sustos. Ojalá está noche puedan descansar los tres. Besos.

    • Lucy - Una mamá millennial

      ¡Qué fuerte! Y sí, me estrené en mi primer viaje a urgencias con la niña, afortunadamente como dices no pasó de un susto. Ha sido un día pesado pero ella ya está como si nada jugando y haciendo travesuras. Gracias por comentar, besos!

  2. yentoncesmeconvertienmama

    me alegro de que no fuera nada, un beso.

  3. mirari

    afortunadamente ella està bien… a veces nos dan sustos enormes!

  4. hosoyafamily

    pobrecta, menudo susto| gracias a dios todo esta bien. nos dan cada susto!

  5. joy

    A mi también se me cayo de la cama mi niño y me asuste igualito fuimos a urgencias y las radiografías se pego en la nariz totalmente identificada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Copyright © 2013-2017 Una mamá millennial®