¿Ya me sigues en Facebook? Una mamá millennial
Bebés

La triste historia de mi fracaso con la lactancia

Seas o no una mamá súper informada, sabes que la leche materna es lo mejor para tu bebé. Todos lo saben y todos coincidimos en que lo es. Conforme se acerca la fecha del nacimiento de tu hijo, estás decidida a darle pecho de manera exclusiva y casi sueñas con el momento de amamantar a tu bebé. Pero, ¿qué pasa cuando las cosas no salen como lo planeabas? Te cuento mi experiencia para que tu historia sea distinta.

Después de un embarazo con muchos malestares y dolores, por fin llegó el día en que conoceriamos a Little Monster. Mi idea era tener un parto natural sin epidural (jaaaa, ilusa), pero en cuanto se empezaron a poner fuertes las contracciones, por más que quise hacerme la macha, me dijeron en el hospital que era mejor que no me cansara rápido y guardara mis fuerzas para cuando llegara el momento de pujar, por lo que me dieron algo para el dolor. Pasaron 12 horas y yo seguía en mi cuarto de hospital con contracciones que aumentaban cada vez más y se volvian insoportables. Cuando por fin pedí la epidural, llegó el doctor a mi cuarto acompañado de dos enfermeras para decirme mis opciones: cesárea de emergencia porque el latido de mi bebé no cambiaba de acuerdo a las contracciones o continuar esperando pero arriesgando a mi bebé. Obviamente y sin pensarlo dos veces elegí la cesárea.

Más tardaron en prepararme para llevarme al quirófano que lo que duró la cesárea. En 20 minutos ya me habían abierto, sacado a mi hija y vuelto a cerrar. Conocí a mi hija, le di un beso en la frente, nos tomamos fotos juntas y después, se la llevaron. A mí me llevaron a un área con otras mamás a dormir y descansar un poco. Honestamente, no tengo idea de cuánto tiempo pasó. Estaba tan drogada por tanto medicamento y si le sumamos el cansancio de haber estado más de 16 horas en todo este proceso, bien podrían haber pasado días y yo ni por enterada. Por fin, aún bastante confundida, me pasaron a cuarto. Un par de horas después trajeron a mi hija. Recuerdo que la vi y pensé: ¿esa cosita estaba en mi panza? Me parecía tan pequeñita e indefensa.

Aproximadamente una hora después llegó la asesora de lactancia del hospital. Me dio una pequeña plática muy en general, hizo algunas preguntas y procedió a ayudarme a darle pecho por primera vez a mi hija, mostrándome las posiciones más comunes para la lactancia. Mi hija batallaba mucho para tomar bien mi pecho y succionar, y yo estaba tan cansada y confundida aún por la cesaréa que sentí de inmediato que era un fracaso y que simplemente no se podía. Antes de irse, la asesora de lactancia me dijo que tenía que seguir pegándome la niña al pecho y que eventualmente ella solita se acomodaría.

Pasamos 2 dias más en el hospital y no lograba tener éxito con lo de la lactancia, así que las enfermeras de los cuneros, al ver que mi hija casi no estaba comiendo, le dieron fórmula. Ahí comenzó el principio del fin. Me dieron de alta y seguía batallando mucho. En mi estado de recuperación y mi ignorancia de novata, jamás se me ocurrió pedir ayuda. Así que me encontraba prácticamente sola (es decir, sin asesoría en el tema, no sola porque mi familia siempre me estuvo acompañando) y fue un periodo difícil.

Eventualmente le fui tomando práctica y cada vez era más fácil para mi hija acomodarse pero el tiempo de cada toma no aumentaba, así que complementaba en algunas ocasiones con fórmula. Buscando en internet leí que para producir más leche podía usar un extractor después de cada toma para estimular la producción, así que eso hacía cuando no moría de sueño. Mi plan siempre fue volver al trabajo, así que tenía preparado todo el kit para eso, con todo y bolsitas para congelar la leche. Pues las dichosas bolsitas para lactancia nunca las usé ya que nunca jamás me saqué más de 2 onzas. Me empecé a desmotivar mucho y poco a poco, la alimentación de mi bebé fue más fórmula y menos pecho. Después, cuando mi hija tenía apenas 2 meses, llegó el día de volver al trabajo y ahí es cuando todo se fue al carajo.

Tenía hora de lactancia, sí. Pero en mi trabajo no había ni un solo espacio para que me pudiera extraer las tres gotas de leche que me salían. Y como no quería rendirme tan fácilmente, tomaba esa hora y regresaba a casa a darle pecho a mi hija. Por supuesto que con el camino de ida y vuelta la hora se reducía a escasos 30 minutos. Los primeros meses todo iba relativamente bien. En la mañana le daba pecho a mi hija antes de irme a trabajar, volvía a las 10 am durante mi permiso de lactancia, después regresaba a la 1 pm en mi hora de comida y a las 5 pm salía volando del trabajo para que no pasaran más de 4 horas entre cada toma. Pero después de un tiempo, a mi hija le dio por dormirse en mi pecho. No duraba más de 5 minutos en el pecho cuando se quedaba dormida. Hacía lo posible para levantarla pero ella se resistía y se me terminaba el tiempo y debía volver al trabajo.

Después llegó el día en que se terminó mi permiso de lactancia (era solo hasta los 6 meses de mi hija) y las tomas se disminuyeron a mañana y noche. Hasta que un día, cuando mi hija tenía 8 meses, tomé la difícil decisión de terminar la lactancia por completo. Recuerdo que ese día lloré mucho. Sentí que había perdido la batalla, que mi cuerpo no me apoyó y que no le di a mi hija lo que ella necesitaba. Y lo más triste, que esos momentos que eran única y exclusivamente de mi hija y míos, en los que yo podía darle algo que nadie más podía darle, habían terminado.

Ahora viendo las cosas en retrospectiva, me arrepiento mucho de tantas cosas que no hice para mejorar mi situación. Mis hormonas, el postparto, el trabajo, mis miedos y sobre todo mi falta de experiencia fueron los que me llevaron a ese punto.

A finales del año pasado, casi un año después de que dejé de dar pecho, cuando mi hermana tuvo a su bebé me contó de un grupo en Facebook de mamás de nuestra ciudad en el que estaba. Era un grupo de crianza con apego. Si tan solo hubiera sabido de la existencia de ese grupo, quizás no habría tenido tantos problemas con la lactancia y probablemente aún le diera pecho a mi hija. Antes de entrar al grupo, había miles de cosas que yo no sabía:

Yo no sabía que existen crisis de la lactancia

Yo no sabía que la producción de leche era de acuerdo a la demanda del bebé

Yo no sabía que mi leche era suficiente (sentía que mi hija no se llenaba)

Yo no sabía que si le daba biberón a mi bebé, después no iba a querer el pecho

Yo no sabía que la mayoría de consejos de abuela sobre la lactancia (qué comer, qué tomar) no eran más que mitos

Yo no sabía, aparentemente, NADA de los problemas que se podían presentar durante la lactancia.

Y algo de lo más importante, yo no sabía que se podía relactar. Algo que definitivamente hubiera intentado, de saber que era posible hacerlo.

Envidio mucho, muchísimo a aquellas mujeres que lograron tener una lactancia exclusiva exitosa por el tiempo que ellas desearon. Y aunque duré muchos meses enojada conmigo misma por habernos fallado a mi hija y a mí con todo este asunto de la lactancia, hoy me he perdonado y a pesar de que no soy experta en lactancia, me siento preparada con la información necesaria para cuando llegue el momento de tener otro hijo.

¿Cómo fue tu historia con la lactancia? ¿Hay algo que cambiarías?

No te pierdas los artículos que preparamos las BloguerasMX con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna:

Click aquí para ver todas las publicaciones

Imagen destacada: baby at his mother’s breast via photopin (license)

Soy Lucy, diseñadora gráfica mexicana, acuariana y una mamá millennial. Me encuentro viviendo por primera vez el cambiante e inesperado viaje de ser madre, día a día con Papá Millennial y nuestra pequeña Little Monster. Comer, leer, dormir y escribir son mis placeres.

This article has 18 comments

  1. acamacho83

    Que va! Eres Una valiente amiga. Me alegra leer tu historia y al menos lo intentaste. Yo tuve también cesárea de emergencia y mira que no lo vi a mi hijo en diez dias, pero me volvía tan loca por no verlo q cuando lo veia en su termocuna le pedía a las enfermeras que lo sacaran para poderle dar de comer y así poco a poco fue sucediendo. Pero no todo es maravilloso y a los seis meses pasados ya, tuve un accidente y le tuve que dejar de dar.
    Ánimos y no te sientas culpable, siempre tenemos cosas por las que arrepentirnos o sentirnos culpables cuando se trata de nuestros pequeños… Creo que es algo de ser madres. Besos

    • Lucy - Una mamá millennial

      Claro, de eso se trata, de intentarlo y hacer lo mejor que podemos, solo que como mencionas, como madres parece que siempre tenemos cosas que nos hacen sentir culpables pues queremos hacerlo todo perfecto pero en ocasiones es imposible. Gracias por comentar y compartir un poco de tu historia. Besos!

  2. karla zarate

    Te admiro por apoyar la lactancia pese a tu historia. Necesitamos más madres que superen el duelo de la lactancia no exitosa y que vean con otros ojos la situación, la culpa no es de las mamás es del sistema que no le conviene la LM, desde esa perspectiva la guerra entre mamás fórmula vs teta se podría acabar. Espero que con tu texto otras mamás se empoderen e informen.

  3. had

    Hola linda, lamento mucho que la lactancia no haya salido como deseabas. me parece que cuando estamos embarazadas pensamos en todo menos en la lactancia, la cultura del biberón es tan fuerte que casi, casi es normal usarlo. Cuando ya hay factores como el peso de bebé y nuestros tantos miedos y dudas, aunado al revoltijo de hormona postparto es muy fácil tirar la toalla. Tu historia ojala ayude a crear conciencia y que más mujeres puedan tomar la decisión de lactar y se informen de como hacerlo.

    • Lucy - Una mamá millennial

      Hola, tienes mucha razón en lo que comentas, hace falta más información y asesoría sobre la lactancia durante el embarazo, es un tema al que casi no se le da importancia. Gracias por tu comentario, saludos!

  4. Daniela Jasso

    Amiga, me encanta como lo cuentas. Definitivamente la lactancia es difícil pero no imposible, al igual que a ti a mí me faltó información. Por eso me encantan estas campañas y lo que hacemos las blogueras en conjunto. Te mando un fuerte abrazo.

  5. Mama Jackie

    Como mami quieres darle lo mejor a tu bebe, yo sabía que lo mejor para mi pequeña era mi leche y también lo pase mal cuando por mi decidí detenerla a las 7 meses por qué yo no podía más. En mi caso fue lo contrario tuve demasiada leche creo q podría haberle hecho la competencia a las grandes marcas de leche o venderla por litros .. Era tanta que cuando ella tenía 2 meses en un viaje de mi trabajo pude dejarle mi leche congelada a mi bebe para que ella tomará por 1 semana … Alguna vez la medi y yo tenía aproximadamente 1 litro y medio diario … Algunas mamis diran Wow que afortunada la realidad es q si en cierta forma .. Sin embargo tenía q sacar la leche cada 3 horas exactas si no empezaba con problemas como dolor en la espalda tan fuerte que me hacía llorar y tomar medicamento para no sentir, la leche se salía , tenía que cambiar los protectores 3 veces por lo menos y si empeoraba llegaba a tener temperatura .. Era un caos trabajar así y tener q escaparme de juntas o viajar con mi loncheríta , andar buscando donde refrigerarla … Donde sacarme la leche aveces en oficinas prestadas , otras en algún probador de alguna tienda .. Hasta no encontrar lugar y hacerlo en el baño .. Y tirar la leche por qué no era un lugar Higienico para sacarla … Por q son muy pocos los trabajos que cuentan con instalaciones apropiadas para hacerlo .. Así con mucho trabajo lo hice por 7 meses…También las mamis con mucha leche lo pasamos mal .. Me arrepiento por no haber aguantado un poco más .. 🙁

    • Lucy - Una mamá millennial

      No te sientas mal por no haber aguantado más Jackie, como madres hacemos lo posible (y en ocasiones hasta lo imposible) por darle lo mejor a nuestros bebés. Por un lado es bueno que no hayas batallado por falta de leche materna, pero cuando como en tu caso esta se convierte en motivo de estrés y problemas de salud como los que comentas, se vale tomar un descanso. Es difícil, encima de todos los problemas que podamos tener cada quien, que no contemos con áreas destinadas a esto en nuestros trabajos y lugares públicos. Recuerda que lo más importante es que tú estés bien física y emocionalmente para que tu bebé también lo esté. Muchas gracias por compartir tu experiencia, un beso.

  6. jengi

    y como es a salud de sus bebes alimentandos con formula, se enferman constantemente, yo la estoy pasando muy mal tambien por ahora con mis mellizas prematuras que no se y prenden y me tengo que sacar pero apenas les doy algo.

  7. jengi

    gracias Lucy, cuentame tu hija se alimento con formula despues y no ha tenido problemas de salud, ese es mi mayor miedo pues dicen que los bebes con leche artificial tienen bajas defensas.

    • Lucy - Una mamá millennial

      Pues le di leche mixta desde que nació, así que estuve alternando biberón y pecho los meses que pude, después seguimos solo con fórmula. Es una niña sana, nunca se me ha enfermado de nada salvo una alergia por otros alimentos hace poco (ya tiene 2 años) y los golpes usuales de su edad. Fuera de eso todo bien, yo pienso que lo poco que le di esos meses le sirvió mucho. Yo la comparo conmigo, que a mí mi madre solo me dio leche materna un mes y medio y varias veces al año me enfermo de gripa o del estómago (aunque tampoco me cuido muchísimo jeje)

  8. Mariana

    Te entiendo y se que no es fácil. Me paso con mi nena mayor. Solo le pude dar 6 meses y todo por falta de información. Me desquite con mi segundo hijo. Tuvimos una lactancia super exitosa hasta los 2 años. Y ahora con mi tercer niño llevamos 13 meses de lactancia. Yo feliz. Pero te aseguro que fue muy difícil y doloroso. Es lindo encontrar este tipo de publicaciones para poder ayudar a otras mamas primerizas que pueden llegar a tener problemas. No es imposible solo hay que tener constancia paciencia y mucho amor.

  9. Fabiola

    Mi bebé tuvo una infección urinaria en su primer mes, por lo que no aumentó de peso y la pediatra me recetó fórmula para complementar su alimentación, como lo mencionas, por desinformación se la daba con el biberón y obviamente semanas más tarde él comenzó a rechazar mi pecho, además, mis pezones nunca se formaron por lo que utilizaba pezoneras para alimentarlo. Me sentí muy triste y desesperada porque mi idea era seguir alimentándolo con mi leche y con el tiempo eliminar la lactancia mixta. La semana pasada tuvo su revisión del segundo mes y la enfermera que lo atendió me comentó que no era necesario que el pezón estuviera formado para alimentarlo, me mostró como hacerlo y ahora estamos retomando el camino, creo que mi producción está aumentando y él poco a poco se va acostumbrando de nuevo a mi pecho. Estoy feliz de que esa enfermera me haya ayudado 🙂

  10. esmeralda

    hola lucy te cuento que a mi me paso algo similar, yo si me informe en todo mi embarazo deseaba ser solo LME dure dos meses siendolo pero entre a la escuela era mi utlimo semestre solo era 5 meses y pocas horas empese sacandome leche con un extractor todo iva bien pero de mi casa a donde me cuidaban a mi bebe estaba lejos asi que la leche que me extraia se descongelaba y la volvia a congelar fue un caos ya que mi bebe lo regresaba siempre entonces empese con formula solo tomaba un biberon, antes de irme y al llegar siempre dando pecho era un exito mi lactancia.
    teniendo 4 meses mi bebe no me quiso el pecho busque la manera y solo acostado en la cama lo hagarraba y asi empeze hasta que nuevamente con exito continuamos. sali de la preparatoria felizmente por que continuaria siendo LME pero resulta que un dia, fue tan raro mi bebe lloraba y no queria pecho no entiendia por que le llame al pediatra me dijo insistele y le insistia no lo queria en el dia solo tomaba por las noches dormido pero si sentia el pecho lloraba y queria formula asi seguimos sali de viaje y por todo el cambio dejo el pecho, me seguia extrayendo ya que no queria dejar secar mi leche pero falle mi bebe nunca mas quiso pecho y no entendia por que, lloraba mucho y me sentia la peor madre ya que el pediatra no me oriento bien y solo pensaba que era yo quien no queria darle mas pecho, al final volvio a querer pero ya no tenia nada y lo dejo ahora ya no tengo leche y me siento mal lo unico bueno fue saber que 6 meses pude darle y aun sigo aqui muy mal por mi fracaso.

  11. Mary11

    ¡Hola Lucy! Leí tu historia y la verdad no se porque sientes que fracasaste, si lograste darle 8 hermosos meses tu leche a tu hija. Yo pienso que es perfecto. También me hicieron cesárea de emergencia, soy LME, y mi deseo era dar pecho hasta los 6 meses, y gracias a Dios mañana cumplo esa fecha. Estoy feliz. Eres una súper mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Copyright © 2013-2017 Una mamá millennial®