¿Ya me sigues en Facebook? Una mamá millennial
Maternidad

Un año como mamá full time

Hoy cumplo un año de haber tomado la mejor decisión de mi vida: ser mamá de tiempo completo. Una decisión que me llevó por un camino que jamás creí experimentar. No soy una persona que tome riesgos, cuando encuentro una zona de confort es muy difícil que piense siquiera en salir de ahí.

Pero no cabe duda, que cuando te conviertes en madre todo cambia. Hasta tu manera de pensar, de sentir, de decidir y de hacer. Todo, absolutamente todo, gira en torno a esa nueva tú. Porque la persona que eras antes, dejó de existir el segundo en el que le diste a tu hijo la bienvenida a este mundo.

Hace un año me despedía de mis compañeros de trabajo, a quienes sabes que quiero mucho y sigo extrañando cada día. Tuve la fortuna de trabajar en un ambiente alegre y de compañerismo, donde nos encantaba comer de todo y hablar de películas en nuestros ratos libres.

Fue muy difícil despedirme de ellos. Lo fue aún más cuando me pidieron que me quedara y me intentaron ayudar a buscar soluciones para continuar trabajando ahí. Hasta la fecha nos seguimos hablando, de vez en cuando paso por la oficina a saludarlos y seguimos reuniéndonos cada ciertos meses para hacer lo que más nos gusta: comer. Sí, nos mantiene unidos el amor a la tragadera.

Hace un año estaba llena de miedos y dudas. ¿Podremos sobrevivir con un solo sueldo? ¿Seré capaz de cuidar a mi hija y llevar el manejo total de una casa sin morir en el intento? ¿Se hartará mi hija de estar conmigo? ¿Me hartaré yo? ¿Me convertiré en esas mamás que se la pasan hablando de su hijo y me aburría hasta el extremo escucharlas?  ¿Me arrepentiré de haber tomado esta decisión?

Siendo la persona ansiosa que soy, tuve pequeños momentos de crisis donde pensé: Esto es un error, debo quedarme en el trabajo, y me daban ganas de salir corriendo a decirle a mi jefe que mejor me quedaba. Tenía mucho miedo de que mi vida se redujera a ser solo “la mamá de” o “la esposa de”.

Pero sucedió todo lo opuesto. En este año sin trabajo de oficina, rodeada de mi hija he aprendido y logrado muchas cosas:

Aprendí a conocer a mi hija por completo y mejor que nadie. Sé cuando está feliz, cuando está triste, cuando está enojada y por qué se siente de una u otra manera. Sé lo que debo hacer para hacerla reír, para consolarla o lo que se presente. Junto a ella he ido aprendiendo a ser mamá, de una manera en la que trabajando jamás hubiera podido disfrutar.

Cambié mi visión de las madres que se quedan en casa. Nunca he pensado que son flojas o que no hacen nada. Pero definitivamente no tenía idea de lo exhausta que me podría llegar a sentir siendo mamá 24/7. Ser mamá de tiempo completo es un trabajo, y el que diga que no lo es, no tiene idea de lo que habla.

Obedecí a mi voz rebelde interior. Como te lo he dicho anteriormente, siempre creí que sería una madre que trabajara fuera de casa. Pero la realidad es que trabajar en oficina, despacho o agencia nunca ha sido mi meta en la vida, eso lo sé desde la universidad. No tener que apegarme a un horario es una de las cosas que más feliz me ha hecho, por primera vez en mucho tiempo me siento verdaderamente libre.

Recuperé mis pasiones y aprendí a seguirlas. A veces estamos tan clavados en nuestro trabajo, la casa, los hijos, que nos olvidamos de nosotras. En este año retomé varias de mis pasiones y pasatiempos a los que les dedicaba poco o nada de tiempo. Volví a mis libros, a escribir varias veces por semana, a ver series, tomar té, diseñar y todas esas cosas que me hacen ser feliz y me hacen ser YO.

Aprendí a tomar riesgos y ser feliz. El que no arriesga no gana. Todos hemos escuchado esa frase, ¿pero cuántos la hemos aplicado? Me he dado cuenta que efectivamente la vida es muy corta para malgastarla siendo infeliz solo por estar cómodos o tenerle miedo al cambio. Aprendí a adaptarme y hacer lo posible por verle el lado positivo a TODO. Cuesta trabajo, pero después de un tiempo te sentirás tan bien haciéndolo que eventualmente te saldrá natural.

Ha sido un año largo pero a la vez muy rápido. Hemos tenido buenos momentos pero también los ha habido malos, algunos muy dolorosos o tristes. Pero los hemos sobrellevado y aprendido a manejarlos enfocándonos en las cosas bonitas de la vida. Ser mamá de tiempo completo es definitivamente la mejor decisión que he tomado en mi vida.

Soy Lucy, diseñadora gráfica mexicana, acuariana y una mamá millennial. Me encuentro viviendo por primera vez el cambiante e inesperado viaje de ser madre, día a día con Papá Millennial y nuestra pequeña Little Monster. Comer, leer, dormir y escribir son mis placeres.

This article has 5 comments

  1. amareselmotor

    Enhorabuena por tu decisión!! Efectivamente, las madres a tiempo completo merecen toda mi admiración. Esta sociedad no valora ni es consciente de hasta que punto una mujer está “trabajando” cuando decide dedicar 24 horas a sus hijos. Me alegro de que el balance de este primer año sea tan positivo. Siempre puedes retomar tu vida profesional más adelante si es lo que deseas y compatibilizarlo con el cuidado de tu pequeña de la mejor manera que encuentres. Totalmente de acuerdo contigo en que esta vida es muy corta para malgastarla estando muy cómodo y teniéndolo todo muy bien atado y ser infeliz. Tenemos que ser valientes y priorizar. Un beso y a seguir así de bien!

  2. Erika Lerma

    Ser mamá full time es una decisión muy difícil de tomar, pero en el día a día nos damos cuenta que tomamos la decisión correcta. En el momento en que estuviste ahí para correr y atraparla de que se golpeara contra la esquina de aquel mueble o cuando lo viste dar sus primeros pasos. Ser mamá full time no nos limita solo nos abre un mundo de posibilidades distintas. Me encanto tu post ¡¡Felicidades por este primer año!!

  3. mamasinred2014

    Felicitaciones de verdad por ser tan valiente. Me das una envidia tremenda.yo no dejo de pensar en todo lo k me estoy perdiendo. Pero nuestra situación ahora mismo no nos permite un cambio. Enhorabuena:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Copyright © 2013-2016 Una mamá millennial