¿Ya me sigues en Facebook? Una mamá millennial
Soy Madrastra pero de las buenas Una Mama Millennial
Maternidad

Soy madrastra, pero de las buenas

Seguramente lo primero que viene a tu mente cuando escuchas o lees la palabra madrastra son esas malvadas mujeres que aparecían en las películas de Disney como La Cenicienta o Blanca Nieves, y claro, es normal que esto suceda pues todos crecimos con esas imágenes negativas y estereotipadas de las mujeres que parecen ser alérgicas a los hijos de sus parejas.

Por eso empiezo titulando este post con esta aclaración: Soy madrastra, pero de las buenas. Y aunque suene contradictorio, lo soy. Imagino que debe sorprenderte mucho esta noticia, ya que nunca me había atrevido a hablar de este tema en mi blog. Podrías pensar que se deba a que es una situación complicada o que la razón de no hacerlo es compleja, pero en realidad es algo muy sencillo.

El motivo es el siguiente: respeto mucho la privacidad de mis hijastras. Así es, tengo tres hermosas y dulces hijastras que venían en el paquete con papá millennial. Te cuento un poquito:

Conocí a papá millennial por primera vez hace unos 9 años. En esa ocasión solo nos vimos una vez y no se volvieron a cruzar nuestros caminos, cada quien hizo sus vidas: yo me fui de intercambio, tuve un par de relaciones serias y me comprometí, mientras que el conoció a la mamá de sus hijas y llegaron las tres niñas, una tras otra. Algunos años después (aún sin saber nada uno del otro) se terminó mi compromiso, él y su ex terminaron la relación y después de un tiempo volvimos a encontrarnos hace casi 5 años.

Honestamente, cuando él me contó que tenía tres hijas de edades seguiditas lo primero que vino a mi mente fue lo que piensa todo mundo: ¿No tenían tele o qué? Y admito que me dio algo de nervio iniciar una amistad con él y ¡qué decir de una relación! Por supuesto que siendo la super fan de Disney que soy, nunca me imaginé como la madrastra de nadie. ¿Por qué querría ser comparada con esas mujeres que todos tenemos marcadas como malditas?

Pero la realidad es muy diferente. No soy la única madrastra que no se asemeja en nada a esas villanas con verruga en la nariz y mirada maligna de las caricaturas que todos conocemos, de hecho, muy pocas lo son en la vida real.

Quizás te preguntas por qué me animé por fin a escribir sobre ellas hoy. Después de años de buscar la manera de que estuvieran más de un fin de semana con nosotros, gracias a un reciente convenio legal papá millennial ya puede ejercer libremente su derecho de recibirlas en años alternos durante los periodos vacacionales, y este receso de semana santa han sido las primeras vacaciones en que esto sucede. Las niñas están encantadas y todos estamos muy felices. Hemos planeado muchas cosas para que pasen estas primeras vacaciones con papá de una manera feliz, divertida y amorosa, sabemos que será algo pesado tener de repente viviendo con nosotros a tres personitas más durante una semana y media, pero ya llevamos cuatro días y lo hemos pasado muy bien.

¿Cómo es mi relación con ellas? Honestamente puedo decirte que es muy buena. Conocí a sus tres hijas desde muy temprana edad pues papá millennial y su ex terminaron definitivamente su noviazgo cuando la menor era una bebé todavía, por lo que las niñas me conocen prácticamente de toda la vida (al menos de sus cortitas vidas) y siempre hemos tenido muy buena relación. Hay algo de lo que estoy 100% segura: adoro a mis hijastras. Son unas niñas dulces y cariñosas. Aman a Little Monster y Little Monster las ama a ellas, cada vez que se ven se abrazan y se ponen muy felices. Para ellas 4 son todas hermanas, no medias hermanas ni ningún término que se escuche como incompleto o cortado: son hermanas y punto.

Hemos tratado de educarlas para que se vean todas como iguales, que ninguna es más que la otra. Ha sido un poco complicado en ocasiones, pero teniendo buena comunicación de pareja, es como hemos ido recorriendo este camino juntos. Todas las decisiones respecto a sus hijas las hablamos, pero él es quien tiene la última palabra, y siempre procuramos que sea una sola voz cuando se trate de educarles, aconsejarles o corregirles.

No les voy a mentir, no ha sido fácil, así como hay cosas muy buenas, también las hay malas. La relación de papá millennial con su ex es muy tensa, y la relación entre ella y yo es prácticamente nula, pero sí quiero aclarar que no ha sido porque nosotros (papá millennial o yo) así lo hayamos querido. ¡Qué mejor sería para todos, especialmente para las niñas, que nos lleváramos bien! Honestamente desconozco si ella sepa que tengo este blog, incluso me atrevería a pensar que quizás no sepa lo que es uno. Pero lo que sí sé es que no es alguien que me quite el sueño ni me robe la paz, ya que no la veo como un “fantasma” de la relación que ellos tuvieron, pues siempre he tenido muy claro que los problemas que pueda haber entre papá millennial y ella, que son siempre relacionados con las niñas, son precisamente de ellos, no míos y el hecho de tener buena comunicación sobre este tema desde el inicio es lo que nos ha facilitado y ayudado a sobrellevar algunos ratos que pudieran haber sido muy amargos.

Y volviendo al tema principal de este post, mi papel como madrastra es respetar, cuidar y querer a esas tres hermosas niñas y apoyar a papá millennial en lo que necesite. No pretendo ser su madre, ellas ya tienen una, la respeto y no tomaré su lugar, pero sí quiero ser su amiga y que vean en mí a una persona en la que pueden confiar y les puede ayudar en lo que ellas necesiten. Es difícil a ratos, pero cuando esas niñas me abrazan, sonríen y me traen con mucho cariño alguna flor que recogen de nuestro jardín, entiendo que todo vale la pena. Ellas me quieren y yo las quiero también. Lo sé porque escuchar un “Te quiero mucho Luz” es la mejor parte de ser su (buena) madrastra.

Soy Lucy, diseñadora, mexicana y una mamá millennial. Soy madre de una pequeña de tres años de nombre Lucía, a quien cariñosamente llamo Little Monster en el blog. Tomo la maternidad con una taza de té y mucho sentido del humor. Comer, leer, dormir y escribir son mis placeres.

This article has 14 comments

  1. Mami Aventurera

    Enhorabuena x la estensa familia! Nos han dado imagenes muy negativas de las madrastras y no es así! Yo conozco unas cuantas y son geniales. Y conozco madres biológicas que son peores que las madrastras de Disney , así que mira no hay q fiarse de los estereotipos!

    • Lucy - Una mamá millennial

      Gracias! Este es un tema muy sensible para mí, me da gusto que cada vez vayamos rompiendo con esa mala imagen que se tiene de las madrastras, como bien dices, hasta hay madres que son peores que las villanas esas, definitivamente en todos lados hay personas que no desean ni buscan el bien, pero no por eso debemos generalizar. Muchas gracias por comentar!!

  2. Erika Lerma

    Yo conozco buenas madrastras y también malas. Estas situaciones familiares siempre son especiales. Creo que el éxito está en el amor y la confianza que le tengas a tu pareja. Sobre todo estar convencida al entrar en estas relaciones que serás parte de una familia especual y que tu estas aceptando todo el paquete. Felicidades por el éxito que has logrado en unir a tu familia.

  3. Yanine

    Que bonito Luz, eres un ejemplo de que las madrastras no son como las pintan.
    ¡Felicidades!

  4. mirari

    para tu ninya tiene que estar muy bien tener a sus hermanas, aunque solo sea de vez en cuando

  5. Pingback: Miércoles Mudo #10: Casa llena – Una mamá millennial

  6. Mamybebesaurios

    Ojalá mis hijos, el día que les toque tener madrastra, sea como tu ¡Saludos Mamá Millennial

  7. La Moleskine de Mamá

    madrastra…. Que fea palabra, casi siempre nos remite a algo feo, como las madrastras de salto Disney, habrá que reivindicar la palabra. No creo que sea fácil tratar con los hijos de tu esposo,al menos a mí se me hace algo duro, pero que bueno que tu lo has asumido tan bien. Felicidades por esa familia. Por cierto, acabo de descubrir tu blog. Saludos!

    • Lucy - Una mamá millennial

      Gracias! Sí, la palabra es muy fea, habría que buscar otra más amable. Y la situación por supuesto es algo delicada, pero son tres niñas muy lindas, imposible no quererlas. Muchas gracias por comentar, saludos!

  8. Ciara

    Gracias por compartir tu historia, es agradable leer una historia positiva sobre madrastras en un blog, es que siempre leo que no se llevan bien con sus hijastros. Yo me identifique contigo, solo que yo soy madrastra de un niño y una niña, estoy en sus vidas desde muy pequeños y tenemos una relación muy cercana, incluso me llaman mamá en ocasiones, lo que tristemente les ha provocado problemas con su mamá y además es algo que simplemente nació de ellos. En fin, felicidades por tu familia. Saludos!

    • Lucy Ortega

      ¡Gracias Ciara! Al igual que tú yo estoy en sus vidas desde pequeñas, creo que eso ha ayudado bastante a que tengamos buena relación, son niñas muy lindas y también se les ha escapado decirme mamá.. Alguna vez me preguntaron si podían llamarme así pero les expliqué que ellas ya tenían una mamá y ella se pondría triste si me llamaban igual que a ella, lo que menos quiero es que tengan problemas o momentos difíciles así que preferí evitarlo, aunque saben que las quiero muchísimo. ¡Felicidades a ti también por tu familia! Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Copyright © 2013-2017 Una mamá millennial®