¿Ya me sigues en Facebook? Una mamá millennial

Mommy time

La importancia del tiempo para mamá o “mommy time” muchas veces la pasamos por alto, sin embargo, es algo indispensable para mantener nuestra sanidad y recordar siempre que además de ser madres, somos mujeres y merecemos cuidarnos, consentirnos, darnos un gusto de vez en cuando y sobre todo, amarnos.

Un momento de relax para mamá

Este fin de semana, después de casi dos meses de haberlo recibido, por fin hice uso del certificado de regalo para un masaje en un spa que me regaló papá millennial en mi cumpleaños. Siempre he sido amante de recibir masajes, ¿a quién no le gusta estar completamente relajado mientras te untan aceites con aromas relajantes en la espalda y te quitan todo el estrés acumulado? Aunque es algo que disfruto muchísimo, en promedio voy solo una vez al año a que me den uno. Desde luego que papá millennial a veces me consiente y él me da un mini masaje casero cuando le comento que traigo un poco de dolor en la espalda, pero un masaje hecho en un spa y por una profesional es algo que se disfruta más.
clases de vinyasa yoga un mes despues una mama millennial

Yoga, un mes después

Recientemente acabo de cumplir mi primer mes asistiendo a clases de vinyasa yoga, y aunque parece poco tiempo, los cambios en mí son notorios. Físicamente me siento muy bien, más flexible, con más fuerza y los días que sé que voy a tener clases me siento con mucha energía, sabiendo que por la tarde llegará mi hora del desestrés diario. Emocionalmente me siento más tranquila, menos ansiosa y con mayor capacidad para mantener la calma en situaciones en las que regularmente podría estar a punto de estallar o soltarme llorando.
retomando el hábito de la lectura una mama millennial kindle paperwhite amazon

Retomando el hábito de la lectura

Toda mi vida, desde que tengo uso de razón, he amado leer. Es algo que me apasiona, me emociona y me hace viajar. El primer recuerdo que tengo de esta bella adicción (y uno de los más claros de mi infancia en general), es cuando yo tenía 5  años. Mi abuela materna, una maestra de primaria jubilada, me enseñaba a leer cuando me encontraba en mi último año de preescolar. El siguiente recuerdo que viene a mi mente, es cuando yo tenía unos 9 o 10 años, que me escabullía a casa de mi abuela para tomar un libro de la enorme colección que ella tenía a sentarme a leerlo en completa soledad, dejando volar el tiempo mientras me sumergía en otro mundo. Uno de los libros que recuerdo haber leído durante estas escapadas fue Cumbres Borrascosas, de Emily Brontë, novela que hasta la fecha sigue manteniéndose entre mis favoritas. Con el paso del tiempo fui adquiriendo mis propios libros, que devoraba en pocas horas o días, mientras rápidamente mi biblioteca personal crecía y crecía. Leía todo lo que me llamara la atención, sin importar el género: novela dramática, ficción, biográficos, históricos, ciencia ficción, fantasía, thrillers, etcétera. Peeeero como siempre, life happens. 
yoga, momento o tiempo a solas para mamá primeriza, mamá millennial

¿Quién dijo que el yoga era fácil? (O por qué es importante dedicarnos tiempo a solas)

No exagero cuando digo que tengo 5 o 6 años con la intención de meterme a clases de yoga. Siempre ha llamado mi atención y me gustaría hacerlo parte de mi estilo de vida porque se complementa con la meditación, práctica que disfruto realizar de vez en cuando desde hace poco más de un año para no volverme loquita y soltarme matando gente. Pero por alguna u otra razón no podía encontrar un lugar que me convenciera o que se adaptara a mis horarios, ubicación y presupuesto.
error: Copyright © 2013-2017 Una mamá millennial®