Visita mi otro blog de libros y ocio para adultos ➡ Lucy Bloguera
BebésInfanciaMaternidad

Mi hijo no quiere comer: 6 tips que te ayudarán

A todas nos ha pasado: preparas algo rico de comer, lo sirves y cuando se lo das a tu hijo no quiere comer. Buuu. En ocasiones nuestros bebés y niños andan un poco remilgosos, demostrando claramente que no tienen intención alguna de comer lo que preparamos para ellos.

Por eso quiero compartirte algunos consejos y tips para las ocasiones en las que no sepas qué hacer cuando tu hijo no quiere comer.

Es importante recordar y comprobar que el niño esté bien para asegurarnos que la razón de este rechazo hacia su comida no sea por otra cosa: revisar cómo está su pañal, verificar si no hay algo que le duela o le moleste y observar si no se encuentra cansado, pues sabemos que cuando un niño tiene sueño suele estar más emocional y sensible a todo lo que le rodea.

Una vez revisados estos factores, puedes intentar con alguno de los siguientes tips para cuando tu hijo no quiere su comida.

Tomar una probadita de su plato y saborear la comida

Este es casi infalible y aplicable para todo: tu hijo te ve usando, viendo o comiendo algo y va a querer imitarte y hacer lo mismo que tú. En este caso, debes tomar una probadita de su comida con tu cubierto (recuerda no utilizar el de tu pequeño para evitar la transmisión de bacterias) y exagerar las expresiones de placer al comerlo -¡Mmm, qué rico! ¿Quieres un poquito?- para que se le antoje comerlo a él también.

“Esconder” la comida que no le gusta debajo o entre la que sí le gusta

Es bastante normal que un niño tenga preferencia por algunos alimentos y a otros no los quiera ni ver. Si le sirves por ejemplo, elotitos y puré de papa, pero sólo acepta el puré, puedes esconder un elotito en medio de la cucharada de puré o detrás de él, de modo que cuando acerques la cuchara a su boca, tu hijo vea únicamente el puré y no el elotito.

Servirle “más”

En ocasiones Little Monster revuelve la comida, come dos o tres bocados y me da el plato para que le sirva más aunque aún esté lleno (manías de niña). Cuando esto sucede, tomo el plato, lo acerco a mi plato, tazón o sartén donde hay más comida y hago movimientos como si le echara más de su comida o de alguna otra cosa y se lo vuelvo a dar. Es un pequeño engaño, pero si realmente le sirvo más sin que se termine primero lo de su plato, termina por dejarlo todo o ponerse a jugar con la comida porque es demasiado.

Tomar el plato y cambiar el orden de los alimentos dentro de él

A veces las cosas más simples no les parecen y es motivo suficiente para que tu hijo no quiera comer. Por ejemplo, hay niños a los que no les gusta que dos alimentos diferentes se revuelvan o se toquen, mientras que otros prefieren comer con todo revuelto en el mismo plato.

En este sentido cada niño es diferente, por lo que es algo que vale la pena probar si nuestro peque no quiere comer. Quizás a primera vista el plano no le parezca agradable, pero con un cambio aquí y allá, ya todo queda “correcto” o a su gusto y comen su comida.

Cocinarlo de diferente manera

Esto es algo que podemos tomar a nuestro favor y nos permitirá experimentar con diferentes preparaciones y recetas. Por ejemplo, a Little Monster le gustan las calabacitas, pero no le gustan cuando están aguaditas en el caldo de pollo, prefiere que se las haga salteadas en el sartén con un poco de mantequilla.

Por último, hacer reset

Habrá ocasiones en que de plano ninguno de los tips anteriores funcione, y no es necesariamente porque a tu hijo no le guste tu comida, los niños son muy sensibles y a veces no están listos o de humor para comer (algo así como cuando no quieren tomar la siesta aunque estén como zombies).

Cuando esto sucede, lo mejor es dejar de insistir, ponerse a hacer otra actividad para que se distraiga un poquito y después de un rato -o algunos días- volver a intentarlo.

Sé que algunos de estos tips suenan como si estuviéramos cediendo, pero la finalidad y objetivo se cumplen: que coman su comida de una manera pacífica.

¿Y tú, qué haces cuando tu hijo se niega a comer?

Foto: Niña comiendo en Shutterstock

Soy Lucy, diseñadora, editora y mamá millennial. Amo escribir y compartir reflexiones, experiencias y consejos que puedan ayudar a otras mamás. Creo que la maternidad debe tomarse con una taza de café, mucho sentido del humor y un toque de amor propio. Me apasiona hablar de autocuidado, ocio familiar, libros y salud mental

This article has 5 comments

  1. mama y la tribu

    De momento come muy bien, aunque sólo tiene 9 meses. El día que quiere comer menos pues más teta. Un abrazo.

  2. mirari

    un dîa terminan por comer 🙂 mi hija hasta que tuvo 2 anyos casi no comîa y era desesperante, aunque nunca la obligaba, pero cuando tienen hambre comen!

  3. Lulú

    Muy padres tips principalmente muy respetuosos, en gral Dante come muy bien y como esta perfectamente sano si come menos no me estresa. Algo q creo que ha sido clave en su amor a la comida es que a mi me encanta cocinar y le dejo meter mano en la cocina, el tiene su cocinita junto a la mia y dice q el es un chef bombero chambiador 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.