¿Ya me sigues en Facebook? Una mamá millennial
Estilo de vidaMaternidad

Meditación para mamás ocupadas: cómo comenzar a meditar

Meditar es una práctica en la que nos enfocamos en relajarnos hasta entrar en un modo de conciencia y que puede ser usada para muchas cosas. Hace algún tiempo te contaba de los beneficios de practicar la meditación cuando somos madres. Pero al igual que con muchas otras cosas, encontrar tiempo para meditar siendo mamá no es cosa fácil.

Entre los niños, la casa, la pareja, nuestra familia, los amigos y otras necesidades de nosotras mismas, tener tiempo disponible para meditar es algo que no ocurre muy seguido en nuestras vidas. Sin embargo, siempre debemos y podemos buscar la manera de hacernos tiempo, porque éste no está a nuestra disposición, nosotras debemos buscarlo.

Hoy quiero compartirte algunos consejos para empezar a meditar, así como compartirte cómo y cuando hacerlo cuando eres mamá.

Cómo empezar a meditar

Muchas personas posponen su inicio en la meditación por una razón bastante común: no saber cómo hacerlo. A mí me pasaba, pensaba que debía ir a alguna clase o tomar algún curso en línea o algo que me dijera cómo meditar correctamente. Y aunque sí hay ciertos pasos a seguir, realmente todo es cuestión de querer intentarlo.

Si no tienes idea de cómo empezar, puedes buscar meditaciones guiadas en línea. Yo comencé tomando uno de los retos de meditación de 21 días que cada cierto tiempo pone de manera gratuita Deepak Chopra en su sitio web. Tener alguien que te guíe es una excelente manera de comenzar a hacerlo.

Por otro lado, si lo que buscas es desconectarte tú sola, no te gusta escuchar voces o no tienes tiempo para seguir una meditación guiada de 15 o 20 minutos, puedes optar por meditar simplemente poniendo música específica para relajarte. Al final de este post, podrás ver un playlist en Spotify que hice especialmente para este propósito.

Una vez que hayas decidido cómo comenzarás a hacerlo, solo deberás realizar los siguientes pasos:

  • Busca un lugar tranquilo. Encuentra un espacio en el que puedas estar unos minutos en silencio y te sientas cómoda.
  • Viste ropa adecuada y siéntate cómodamente. Procura utilizar ropa holgada que no apriete ni te moleste (puedes usar ropa deportiva) y encuentra una posición en la que estés cómoda. Puedes permanecer sentada o acostada, elige lo que más te guste.
  • Inhala y exhala profundamente. Comienza a hacer respiraciones profundas mientras vas relajando tu cuerpo, desde los dedos de los pies, pasando por tus piernas, abdomen, brazos y hombros, hasta llegar a tu cabeza. La respiración es el primer paso y lo más importante para meditar. Intenta poner tu mente en blanco y solo relájate.

Seguramente las primeras veces te costará muchísimo trabajo no pensar en nada, especialmente siendo madre, pues siempre hay pendientes y cosas por hacer. Pero con el paso de los días, verás que te resultará cada vez más fácil.

Regularmente cuando pensamos en meditar imaginamos esa persona sentada en un espacio tranquilo y en silencio donde todo es paz y quietud, un ambiente ideal. Pero siendo realistas y sabiendo que las madres no tenemos mucho tiempo para quedarnos quietas en un solo lugar, también puedes meditar mientras haces otras cosas como caminar o colorear.

Cómo y cuándo meditar siendo madre

Ahora viene lo interesante y lo que seguramente has estado pensando desde el inicio de este post: ¿cómo se supone que debo meditar si apenas me alcanza el tiempo, nunca estoy sola, tengo muchas cosas por hacer, etcétera, etcétera?

Ahí está el truco. Nunca hay tiempo, la verdad es que no lo tenemos. Pero así como te haces tiempo para cosas básicas como comer o bañarte, puedes hacerte tiempo para meditar por lo menos 10 minutos al día. Lo primero que debemos entender, es que meditar no es sólo una manera de sacar el estrés. Meditar es algo que hacemos para cuidar nuestra salud mental, que es igual de importante que nuestra salud física.

Lo maravilloso de la meditación es que no sólo tiene increíbles beneficios para ti y quienes te rodean, sino que es algo que puedes hacer cuando sea y donde sea. Sé que es difícil encontrar tiempo, pero si prestamos atención, podremos darnos cuenta que hay diversos momentos en los que podemos hacerlo:

  • Por la mañana. Levantándote 15 minutos antes que tu familia tienes el tiempo perfecto para meditar antes de comenzar el día. Incluso puedes meditar sin levantarte de la cama.
  • Después de dejar a los niños. Si todos tus hijos están en edad escolar, tómate unos minutos para meditar cuando estés de vuelta en casa o cuando vayas camino al trabajo. Si los tiempos son muy justos, intenta llevar un poco más temprano a los niños a la escuela y detente en el camino a tu trabajo y medita sentada en tu coche.
  • Durante las siestas de tus hijos. Aprovecha esos minutos de paz, deja de hacer lo que estás haciendo y medita unos minutos mientras ellos descansan.
  • Antes de dormir. Cuando ya estén los niños dormidos y hayas terminado con los pendientes del día, medita. Aunque te quedes dormida haciéndolo, medita.

Recuerda el objetivo de la meditación

No te estreses si al principio no puedes lograrlo o te cuesta mucho trabajo comenzar. Seguramente habrá cientos de cosas o situaciones que se presenten y que hagan que dejes la meditación para después. No te preocupes.

Si un día no lograste encontrar tiempo para meditar o incluso si te quedaste dormida meditando antes de dormir, no pasa nada. La idea de la meditación es relajarte y despejar tu mente, reducir tus niveles de ansiedad y de estrés.

Y como lo prometido es deuda, te comparto este playlist para que puedas acompañar tus meditaciones:

Foto Mujer meditando en Shuttersock

Soy Lucy, diseñadora, mexicana y una mamá millennial. Soy madre de una pequeña de tres años de nombre Lucía, a quien cariñosamente llamo Little Monster en el blog. Tomo la maternidad con una taza de té y mucho sentido del humor. Comer, leer, dormir y escribir son mis placeres.

This article has 2 comments

  1. yahaira michelle

    Gracias por este consejo Lucy, la parte de cuando podemos hacerlo las mamas es interesante porque siempre encontraremos estar ocupadas y no tener tiempo. ya he leido eso de que levantarse un poco antes de la familia y lo estoy intentando. Gracias por la lista, alli te dejare saber que tal me fue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Copyright © 2013-2017 Una mamá millennial®