¿Ya me sigues en Facebook? Una mamá millennial
Embarazo

Todo el día es hora de dormir.

Sabía que durante el embarazo sentirse más cansada de lo usual es normal pero hay días -la mayoría- en los que simplemente no soporto el sueño.

No importa si la noche anterior duermo 5 horas o alcanzo a dormir hasta 8 o 9, después de unas 4 o 5 horas despierta me invade una somnolencia incontrolable, siento pesadísimo el cuerpo y lucho contra mis ojos, que empiezan a pedirme que los cierre. En ocasiones me que quedado dormida sentada en el escritorio de mi trabajo, sólo por unos 5 minutos, nunca es un sueño profundo, solo como un estado de relajación. Quisiera decir que eso me ayuda un poco pero honestamente sigo igual de cansada. Por supuesto que tomar siestas en el trabajo es algo que jamás me permitiría hacer, antes pido permiso para salir o me invento algo que quedarme dormida ahí mismo.

He notado que me funciona tomar una pequeña siesta de 30 minutos durante mi hora de comida, hace que regresar al trabajo con el estómago lleno no sea tan pesado como cuando no tengo tiempo de hacerlo. La clave está en dormirse cuando realmente estoy cansada, si por algún motivo no me siento tan somnolienta, me cuesta trabajo tomar la siesta y regreso aun más cansada a trabajar.

Desearía lo que fuera por quedarme en casa al menos hasta las 11 o 12 del día para no sentirme tan agotada y que tuviera más energía para poder hacer cosas, siento que los días no me rinden últimamente por lo mismo. Ahh, extraño tanto mi cama cuando estoy lejos de ella…

Soy Lucy, diseñadora, mexicana y una mamá millennial. Soy madre de una pequeña de tres años de nombre Lucía, a quien cariñosamente llamo Little Monster en el blog. Tomo la maternidad con una taza de té y mucho sentido del humor. Comer, leer, dormir y escribir son mis placeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Copyright © 2013-2017 Una mamá millennial®