¿Ya me sigues en Facebook? Una mamá millennial
Qué hice como mamá para combatir la depresión
Mommy time

Qué hice como mamá para combatir la depresión

Padecer y combatir la depresión cuando eres mamá no es cosa fácil. Incluso si no tuvieras hijos, la depresión puede llegar a dominarte e impedirte avanzar.

Hace algunas semanas me abrí contigo y te conté que padecía depresión, las razones por las que ésta había aumentado y cómo llegué a sentir que no había motivos para vivir.

Hoy me encuentro afortunadamente en un lugar muy distinto a ese que te platicaba y no es que haya sucedido de la noche a la mañana. En realidad, mi relato acerca de la confesión pudo ver la luz hasta que estuve lo suficientemente fuerte para revelar al mundo algo que aún está muy estigmatizado.

Combatir la depresión no es fácil. Es un proceso largo, lento y doloroso. Es como una montaña rusa llena de subidas y bajadas, en las que a veces puedes sentirte que ya la haz vencido y un día despiertas para encontrarte con que esa sombra negra sigue ahí, persiguiéndote.

En mi caso tuve la suerte de que esas caídas en el profundo hoyo negro que es la depresión, fueron mi wakeup call, llegué a mi límite, toque fondo y dije: no más. Desde entonces tomé una serie de decisiones para trabajar en mí misma y vencer a esa enfermedad que venía arrastrando.

Hoy me siento como si fuera una persona diferente. No puedo decir que logré vencerla y se ha ido para siempre, pues como muchas personas que la han padecido, saben que en cualquier momento y si nos descuidamos, podría regresar ese “perro negro”.

Qué hice para combatir la depresión

Creo que lo primero que debemos hacer es saber si existe un detonante para los episodios depresivos y si es así, identificarlos. ¿Por qué no soy feliz? ¿Qué ocurrió hoy que volví a sentirme de esta manera? A veces no hay ningún motivo, simplemente la depresión nos domina sin razón.

Ahora, encontremos o no las razones que puedan detonarla, de cualquier forma debemos trazar un plan de acción. Pensé en las cosas que me hacían sentir bien, leí algunos artículos acerca de actividades que podían ayudar a combatir la depresión y decidí que escribiría una lista de las cosas que haría.

Lo primero que hice fue analizar mi estilo de vida. Me di cuenta que era totalmente sedentario y que, a pesar de que había logrado tratar con éxito mi ansiedad yendo a terapia, a veces comía de manera compulsiva, especialmente cuando estaba triste. Así que empecé por ahí: cambiando mi actividad física y poco a poco, mi alimentación.

Tengo un amigo que es entrenador personal, lo conocí hace algunos años cuando yo solía ir al gimnasio, pero me enfermé grave y dejé de asistir. Con el paso del tiempo seguimos siendo amigos y él me invitaba a un grupo que se ejercitaba por las mañanas en un parque. Yo siempre le decía que iría y jamás lo hacía. Así pasó casi un año y medio hasta que un día me armé de valor y le pedí información. Naturalmente se rió de mí (en buen plan, no a modo de burla) porque no era la primera vez que le preguntaba y él desde luego no pensó que iría. Dos meses después, lo tengo con la boca abierta y yo me siento mucho mejor ahora que me ejercito diariamente.

Lo siguiente que hice fue recuperar y pensar en esas cosas que me hacían feliz. Como defensora del mommy time, muchas las hacía, pero me faltaba algo más. Así que decidí volver a introducir la música en mi vida. Honestamente, adoro cantar las canciones de la Gallina Pintadita con mi hija, pero necesitaba volver a la música que me gustaba y me elevaba el alma. La música es poderosa y puede ser capaz de curar muchos males.

Después, hice el famoso detox virtual del que te conté hace unas semanas. Si iba a sacar todo lo negativo de mi vida real, también debía hacerlo de la virtual. Y así fue. Fuera todo lo malo, negativo o pesimista, y bienvenido todo lo positivo, que hablara de bienestar físico y emocional, de las cosas bonitas de la vida.

Decidí que cambiaría totalmente y sería una nueva persona. Tomé la fuerza necesaria y gracias a estas medidas, pude combatir la depresión exitosamente.

Sé que aún hay mucho por hacer, pero sin duda estoy más cerca de sentirme una persona plena, feliz y optimista, que una persona deprimida.

Foto Mujer cantando en Shutterstock

Soy Lucy, diseñadora, mexicana y una mamá millennial. Soy madre de una pequeña de tres años de nombre Lucía, a quien cariñosamente llamo Little Monster en el blog. Tomo la maternidad con una taza de té y mucho sentido del humor. Comer, leer, dormir y escribir son mis placeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Copyright © 2013-2017 Una mamá millennial®