¿Ya me sigues en Instagram? Una mamá millennial
Maternidad

He sido mamá trabajadora, mamá soltera y mamá en casa, y puedo decirte quién lo tiene más difícil

Hace un par de semanas leí un artículo con un título similar a esto que acabo de escribir. Pocas madres son las que tienen la oportunidad de vivir la maternidad desde diferentes situaciones como en este caso, pero yo soy una de ellas y desde luego me identifiqué mucho con el artículo.

Tengo la fortuna de haber experimentado la maternidad desde esos tres puntos y sí, si alguien me pregunta cuál de ellas es más difícil, conozco la respuesta: todas y ninguna. Si esperaban venir y encontrar la respuesta que les diera la razón y pensar “sabía que yo la tenía más difícil”, no la encontrarán aquí.

Una cosa en particular que siempre me ha molestado de la maternidad es esa ridícula guerra entre madres. Hay una frase de Rachel Hollis que dice: “La comparación es la muerte de toda alegría”. Al compararnos, no disfrutamos lo que tenemos, vemos solo lo negativo en nosotros y crece la envidia en nuestro corazón.

Por supuesto que todas quisiéramos tener las cosas más fáciles y, desde nuestro punto de vista, pareciera que otras mamás tienen perfectamente bajo control todo este asunto de maternar o al menos mucho mejor que nosotros. Pero no es así.

La mamá que sale a trabajar debe dejar un pedazo de su corazón cada vez que deja a sus hijos bajo el cuidado de alguien más, debe cumplir con su jornada laboral sin importar que haya pasado la noche en vela y que se pierde festivales, bailes y otras actividades de sus hijos por la falta de conciliación que aún existe en muchos países.

La mamá que se queda en casa lleva una vida muy solitaria, donde el tiempo parece transcurrir más lento de lo normal y su día ahora solo gira alrededor de sus hijos, pasa sus días en ropa holgada y cómoda por mera practicidad, con ese chongo despeinado y a veces incluso sin saber en qué día vive.

La mamá soltera hace todo sola, sin apoyo en casa, sin una pareja con la que pueda desahogarse y confortarse al final del día, olvidándose de ella misma la mayoría del tiempo porque es la única que está al mando y de la que dependen completamente sus hijos.

Como pueden ver, todas tienen sus problemas y yo he pasado por todos ellos. No podría decirte quién lo tiene más difícil porque ser mamá no se trata de lamentarse o decir “yo sufro más”. Para mártires, vayan a otro sitio.

Pero sí puedo decirles algo: todas lo están haciendo bien, todas tenemos problemas, todas tenemos ventajas y también, todas tenemos cosas que quisiéramos cambiar.

Pero en vez de enfocarnos en eso y tratar de ganar el premio a la que lo tiene más complicado, enfoquémonos en apreciar las ventajas y cosas maravillosamente hermosas que tiene cada situación, sin pensar en lo que tienen o no las otras.

Cada madre vive la maternidad de forma diferente. Todas las mamás somos extraordinarias. Dejemos de caer en comparaciones absurdas y vivámosla lo mejor que podamos.

Foto de Stock Mamá cansada de Liderina/Shutterstock

Soy Lucy, diseñadora, mexicana y una mamá millennial. Soy madre de una pequeña de tres años de nombre Lucía, a quien cariñosamente llamo Little Monster en el blog. Tomo la maternidad con una taza de té y mucho sentido del humor. Comer, leer, dormir y escribir son mis placeres.

This article has 2 comments

  1. Marichuy

    Me topé con tu blog y me parece genial, justo estoy empezando en esto de la maternidad y me identifico con varias de tus entradas.

    Estaré al pendiente de tus próximas publicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Copyright © 2013-2020 Una mamá millennial®