¿Ya me sigues en Instagram? Una mamá millennial
CrianzaMaternidad

Cinco cosas que me gustan del colecho

En nuestra familia hacíamos colecho hasta hace algunas semanas, cuando Lucía decidió que estaba lista para dormir en su propia cama. Para mí fue una experiencia triste, pero ahora que ha comenzado a hacer un poco de frío ella decidió volver a mi lado.

En este tiempo que estuvo “lejos” y ahora que volvió, pude reflexionar acerca de esta bella práctica de compartir la cama con los hijos, que si bien a veces puede ser complicada entre patadas y apretujones, no deja de tener sus cosas bellas. Te comparto las cinco cosas que me gustan del colecho.

Sentir su cuerpecito calentito junto a mí al despertar

Nada como para llenarte de alegría que sentir que estás despertando y de repente tocar unas manitas o una piernita chiquita a tu lado, calientita y suavecita. El despertar con esa bella imagen a tu lado es algo que te hace enamorarte aún más de tus hijos. Personalmente, me invita a quedarme cinco minutos más en cama y desear que el mundo se detuviera en ese instante.

La forma en que toma un mechón de mi cabello y juega con él cuando se está quedando dormida

Hace tiempo que no lo hace de esta manera y ahora solo toca mi cabeza con su mano, lo que sigue siento completamente adorable. Pero cuando Lucía era más pequeña siempre tomaba un mechón de mi cabello o colocaba su manita detrás de mi nuca y comenzaba a hacerme caricias como una manera de arrullarse a ella misma, aunque muchas veces, terminaba por arrullarnos a las dos.

El abrazo que me da cada mañana cuando abre ligeramente los ojos aún dormida

Despertar antes de los hijos y verlos, es una escena que te roba todos los suspiros. Pero el momento en el que abre los ojos un poco y sonríe al darse cuenta que estás a su lado para después abrazarte, simplemente me deja sin palabras. Ese abrazo matutino, semi dormido y lleno de amor, me da toda la energía que necesito para comenzar el día con una enorme sonrisa.

La forma en que me busca y acomoda para abrazarme

Esto no sé si todos los niños lo hagan, pero hay noches en las que Lucía despierta un poquitito y me busca en la cama si no estoy cerca de ella. Después me acerca para abrazarme y volver a quedarse dormida, acariciando mi cabello, como la dueña y jefa de la casa que ella es.

Escuchar su respiración tranquila junto a mí

Y finalmente, uno de mis sonidos favoritos: la respiración de Lucía. Pero no es cualquier respiración. Es esa que solo se consigue cuando duerme y esta en completa relajación, soñando cosas bonitas y sin ninguna preocupación en el mundo.

¿Tú haces colecho? ¿Cuáles son tus cosas favoritas?

Foto Familia despertando en Shutterstock

Soy Lucy, diseñadora, editora y mamá millennial. Amo escribir y compartir reflexiones, experiencias y consejos que puedan ayudar a otras mamás. Creo que la maternidad debe tomarse con una taza de café, mucho sentido del humor y un toque de amor propio. Me apasiona hablar de autocuidado, ocio familiar, libros y salud mental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.