¿Ya me sigues en Facebook? Una mamá millennial
Mommy time

Qué es “tiempo para mamá” (y qué no lo es)

El “tiempo para mamá” es un tema del que hablo frecuentemente en mi blog, redes sociales y en Bebés y más. Y hablo tanto de él porque siento que aún muchas madres cargamos con una especie de culpa por sentir esa necesidad de tener un tiempo a solas o se nos critica por querer hacer algo que nos guste y que no tenga relación con nuestros hijos.

A veces pensamos que por tener 5 minutos en el baño para ver un video o jugar algo en el celular ya estamos disfrutando del famoso “mommy time” o tiempo para mamá. Pero con mucho dolor de mi alma vengo a decirles que eso NO es mommy time. Les explico por qué.

¿Qué es el tiempo para mamá?

El concepto del tiempo para mamá es muy sencillo, y es que precisamente se trata de lo que dice: un tiempo para nosotras. Es ese momento en el que tenemos la total libertad, sin interrupciones, sin ruidos externos, de hacer lo que nos gusta o lo que nos hace felices y que forma parte de nuestra identidad.

Tener un tiempo para mamá es algo a lo que no debemos restarle importancia. A veces subestimamos lo que ese tiempo para nosotras puede darnos y caemos en conformarnos con menos, cuando debemos tenerlo siempre como prioridad.

Qué no es tiempo para mamá

Algo que pasa mucho con nosotras las mamás, es que al estar tan ocupadas atendiendo todo lo relacionado con nuestros hijos, podemos caer en una especie de “no pasa nada” si no hacemos las cosas que nos gustan.

Le damos mayor importancia a lo que necesiten los demás, terminamos olvidándonos de nosotras mismas y en ocasiones, hasta nos conformamos con lo mínimo. Estos son algunos ejemplos de lo que a veces podemos creer que es un tiempo para nosotras, cuando en realidad no lo es (o al menos no lo suficiente).

Meterse al baño y durar más de 5 minutos. Esta es una escena típica para muchas madres (y me incluyo): entramos al baño y con el pretexto de que ya estamos ahí, alargamos un poquito el tiempo mientras papá o alguien más está con nuestros hijos y lo vemos como una especie de retiro espiritual porque logramos tener cinco minutos a solas y en silencio – aunque a veces se terminen antes con un pequeño grito detrás de la puerta pidiendo a mamá.

Hacer scrolling en redes sociales. De esto culpo a los smartphones. No me malinterpretes, adoro el mío y es una gran herramienta en mi día a día, así como un acceso para buscar cosas que me gusten, pero a veces interpretamos como tiempo para mamá el perder un ratito viendo qué hay en redes sociales, cuando en realidad, esto no nos deja mucho para nosotras como mujeres y madres.

Comerte ese chocolate a escondidas. Un chocolate es para disfrutarse, no para zampárselo en la boca a la velocidad de la luz mientras estamos agachadas como el jorobado de Notre Dame para que nadie nos descubra. Lo mismo con los dulces, palomitas o cualquier alimento que no queramos compartir con nadie más.

Cualquier cosa que sea hecha a la carrera. Si estás apresurada intentando exprimir cada segundo de esos valiosos y escasos minutos o segundos que tienes “libres” y no disfrutas lo que estás haciendo, definitivamente no es tiempo para mamá. El tiempo para ti debe ser algo que disfrutes, no algo que tengas que hacer porque milagrosamente tienes un minuto libre.

Qué sí es tiempo para mamá

Sin menospreciar a todas esas pequeñas cosas de la lista anterior, es importante recordar que el tiempo para mamá debe ser algo que nos haga felices o nos aporte un beneficio exclusivamente para nosotras.

En realidad lo que cada madre desee hacer con su tiempo para mamá es decisión de ella, pero en general, ese es un tiempo que debemos disfrutar de una manera tranquila o pausada. Estos son algunos ejemplos de tiempo de mamá:

Una actividad de ocio o que te guste. Cada mujer tiene gustos distintos, pero todas tenemos una (o dos o tres) actividades que disfrutamos mucho hacer y que nos elevan el ánimo o nos ayudan a relajarnos un poquito de todo el estrés del día a día. Algunas actividades incluyen leer un libro, ver una película o aventarte un maratón de una serie cortita en Netflix.

Descansar. El descanso es una necesidad básica para todos, y para las mamás lo es aún más. Tomar una siesta, meditar o pedir te apoyen con los niños para dormir hasta tarde, es tiempo para ti, porque estás haciendo algo en beneficio para tu cuerpo, dándole un respiro y ese merecido descanso.

Mimar tu cuerpo. Aunque continuemos con los cuidados esenciales, muchas veces olvidamos que también nuestro cuerpo se merece de vez en cuando un cariñito. Tomar un baño o una ducha larga, ponernos una mascarilla, hacernos las uñas o ir por un masaje son algunos ejemplos de mimas tu cuerpo.

Mereces un tiempo de calidad para ti

A lo que voy con todas estas comparaciones es lo siguiente: no te conformes con menos. Es totalmente válido que disfrutes perder algunos minutos en el celular y si eso es lo que te gusta, no dejes de hacerlo pues cada quien alimenta su felicidad de diferente manera. Simplemente hago la referencia para que no te conformes únicamente con eso si existen también otras cosas que te hacen feliz.

Eres una persona con el mismo derecho a tener cosas o actividades que sean de tu interés y que te hagan felices como cualquier otra. Sé que como mamás es difícil encontrar el tiempo para ver una película (especialmente sin quedarnos dormidas frente a la tele) o para hacer algo que nos guste y disfrutarlo sin interrupciones.

Pero es posible y hay distintas maneras de encontrarlo. Algunas requerirán de pequeños o grandes sacrificios, pero a la larga, verás que el tener un tiempo para ti tiene muchísimos beneficios e incluso te ayuda a ser mejor madre.

Fotos:

Mujer en la cocina en Shutterstock

Mujer en el baño en Shutterstock

Leyendo en Shutterstock

Soy Lucy, diseñadora, mexicana y una mamá millennial. Soy madre de una pequeña de tres años de nombre Lucía, a quien cariñosamente llamo Little Monster en el blog. Tomo la maternidad con una taza de té y mucho sentido del humor. Comer, leer, dormir y escribir son mis placeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Copyright © 2013-2017 Una mamá millennial®