Visita mi otro blog de libros y ocio para adultos ➡ Lucy Bloguera

Little Monster

InfanciaMaternidad

¿No encuentras algo? Búscalo entre los juguetes de tus hijos

Desde que mi hija, Little Monster, tenía un año y medio, comenzaron a desaparecer "misteriosamente" algunos objetos en casa de mi madre y en la nuestra. Los más comunes han sido el control remoto, las llaves y los celulares. Si tienes hijos pequeños seguro te ha pasado más de alguna vez y podrás coincidir conmigo en que son situaciones a veces cómicas y otras muy estresantes. Hoy quiero compartirte 3 pequeñas anécdotas en las que mi hija nos puso en aprietos o nos hizo reír mucho por andar de traviesa.
Maternidad

Carta a mi hija de 18 meses

Mi hermosa Little Monster, Hoy cumples 18 meses de llegar a nuestras vidas para crear un mundo y una perspectiva totalmente nuevos. Definitivamente nadie nace sabiendo ser madre. Por más consejos o anécdotas que otras mamás te cuenten, no es posible entender verdaderamente el significado, trabajo, honor y la dicha de ser mamá. Esto es algo que para comprenderlo verdaderamente, debe ser vivido en carne propia. Este año y medio que te he tenido a mi lado, me has enseñado más cosas acerca de la vida que las que podría aprender de cualquier adulto.
Maternidad

Un cambio de aires

¡Mi hija acaba de dar sus primeros pasos sola! Y yo en la chingada oficina. ¿Cuántas cosas o "primeras veces" de nuestros hijos no nos hemos perdido quienes trabajamos fuera de casa? La primera vez que ruedan sobre su espalda, la primera vez que logran sentarse sin apoyo, la primera vez que se animan a gatear para tratar de alcanzar algo, la primera vez que logran ponerse de pie, la primera vez que ríen, la primera vez que gritan de la emoción, la primera vez que aplauden, la primera vez dicen "mamá" (o algo parecido), la primera vez que caminan. Todas estas primeras veces son actos espontáneos que definitivamente por más que querramos planearlo como control freaks que lo intentemos, en ocasiones no nos es posible presenciarlos en vivo y en directo, ni ser los primeros o únicos presentes cuando suceden estos grandes avances de nuestros bebés.
BebésMaternidad

Tiempo

No me agrada escribir cosas tristes o que me bajen el ánimo, pero en fin. Me siento fatal por no estar con mi hija. Por dejarla todas las mañanas para venir a trabajar y no estar con ella, educándola, cuidándola y amándola. Por perderme esos pequeños logros que realiza de manera diaria, y por no estar para ella 24/7 cuando lo necesite. Sé que hay muchas mamás que trabajan fuera de casa y el dejar a los hijos para ir a laborar no es el fin del mundo... Pero eso no hace que me sienta menos mal, ni evita que me ponga triste. Sí, mi hija afortunadamente está a cargo de alguien que la cuida y la quiere, pero al final del día, con quien estuvo jugando, hablando y riendo, no soy yo.