¿Ya me sigues en Instagram? Una mamá millennial
Maternidad

Carta a la mamá que se queda en casa

Ser mamá que se queda en casa no es fácil. Claro, se escucha fácil la parte de “quedarse en casa”, pero la realidad no podría estar más alejada de eso.

Antes de comenzar con esta carta, quiero aclarar algo: ninguna madre es mejor que otra. Ni tiene más méritos la que trabaja fuera, ni lo tiene más fácil la que se queda en casa.

Ambas situaciones son tan distintas, que caer en comparaciones es una de las cosas más ridículas que podemos hacer. Y me atrevo a decir esto porque yo ya viví ambos papeles y conozco bien los beneficios y las desventajas de cada uno. Dicho esto, procedo a dedicarle unas palabras con mucho cariño a las madres que se quedan en casa.

A la mamá que se queda en casa

No sé cuando leas esto. Quizás lo harás a medianoche, mientras alimentas a tu bebé por la que parece la millonésima vez en el día. O tal vez lo haces mientras estás escondida en el baño y tu hijo está entretenido jugando. Donde quiera que estés, te saludo y te respeto.

Ser mamá que se queda en casa no es un camino de rosas. Los días a veces parecen eternos y las constantes demandas de tus hijos nunca se terminan. Claro, todo ello es parte de ser mamá y lo haces con todo el amor del mundo. Pero nadie dijo que fuera fácil.

Si tú al igual que yo, dejaste tu trabajo para dedicarte a tus hijos, seguramente has recibido por lo menos un comentario criticando o cuestionando esta decisión. Lo sé, mucha gente no lo entiende, e incluso hay quienes nos juzgan de retrógradas o anti feministas. Pero en esos temas hoy no voy a entrar.

Hoy, lo que quiero que sepas es que lo estás haciendo bien y que tu trabajo es reconocido (porque sí, las madres que se quedan en casa también son madres trabajadoras). Quizás tu familia o las personas que te rodean no se dan cuenta de todo lo que haces. Pero yo sí. Y te aplaudo y te admiro por la entrega y dedicación que tienes en tu papel como mamá.

El trabajo de mamá es uno que no tiene fin, pero cuando te quedas en casa con tus hijos, solo tienes espacio para ti cuando ellos duermen (¡si es que lo hacen!) y cuando eso pasa, entras en una especie de pánico y carrera contra reloj porque no sabes cuál de todas esas cosas que tienes pendientes deberás hacer primero.

Yo no te voy a decir “disfrútalos ahora que son pequeños” porque sé que eso ya lo sabes y te lo han dicho infinitamente cada vez que se te ocurre soltar en voz alta un “estoy cansada”. Yo hoy te quiero decir, que lo estás haciendo bien, que eres una mamá fantástica y que tus hijos saben lo mucho que haces por ellos, aunque quizás aún no puedan expresártelo.

Así que ánimo mamá. Sé por todo lo que estás pasando y desde este pequeño rincón del planeta te mando un fuerte abrazo. Aquí eres libre de desahogarte y decir lo que sientas, sin juicios ni críticas. Porque las mamás que se quedan en casa, también merecen todo el reconocimiento del mundo.

Foto de stock Mamá durmiendo con hija de an4juta/Shutterstock

Soy Lucy, diseñadora, mexicana y una mamá millennial. Soy madre de una pequeña de tres años de nombre Lucía, a quien cariñosamente llamo Little Monster en el blog. Tomo la maternidad con una taza de té y mucho sentido del humor. Comer, leer, dormir y escribir son mis placeres.

This article has 6 comments

  1. Karla

    Leerte me ha hecho bien. Justamente soy esa que describes, soy esa que a casi a media noche alimenta a su bebé por millonésima vez en el día, cansada y agobiada por mi trabajo de madre.
    Gozo mucho a mis niños, pero he tenido unas semanas terribles. Ver que alguien me entiende me dibujó una sonrisa que realmente necesitaba. Gracias.

    • Lucy Ortega

      Hola Karla, no sabes qué bonito siento al leer un comentario como el tuyo. Me alegra mucho que te sirvan mis palabras, las escribo con mucho cariño para otras mamás. Gracias por leerme. ¡Te mando un abrazo fuerte!

  2. Amy

    Leer los comentarios me sacaron esa sonrisa que necesitaba ..

    En momentos de enojo mi marido dice : Lucas se levanta a las 8 am y duerme de 2 a 4pm diciendo no haces nada.
    Como si todo fuera fácil.
    Le digo todo lo que hago dejando aparte de que vivo con mi suegra aún y cuñada assssh y pues a mi me tocan la mayoría de cosas bueno todo jajaja y como si nada lo dice no hagas nada.
    Me hace sentir muy mal en realidad. Pero leer esto me ayuda en verdad

    • Lucy Ortega

      El trabajo en casa raramente es valorado, pero siempre está la opción de educar a los demás para que comiencen a ver esa labor invisible. Me alegra que hayamos sido de ayuda y te sientas mejor. ¡Abrazo!

  3. nebraska

    gracias por esas palabras. tengo 5 años encerrada en casa con mis dos hijos de 5 y 3. y justo estos dias he estado muy mal por todo esto. aunque mis hijos van al jardin por las mañanas me siento frustrada porque quisiera trabajar, extraño el ambiente de una oficina, yp tambien soy diseñador grafico y gracias a eso intente trabajar desde casa pero es tan dificil, todos los dias parecen el mismo dia una y otra vez! ahogada, agobiada, siento que deje de ser yo misma para convertirme en nada. en una sombra que merodea la casa haciendo todo para todos . muchas veces siento envidia de mi esposo que llega del trabajo y ya, termino de trabajar, en cambio mi trabajo nunca termina, nisiquiera cuando los niños se van al jardin.. es duro, es fuerte y se siente feo.

    • Lucy Ortega

      Te entiendo muy bien y me da gusto que mis palabras te hayan sentado bien también. Es difícil encontrar tiempo para una misma cuando pasas todo el día en casa con niños pequeños, pero trata de aprovechar cuando van al jardín. Sé que hay muchas cosas por hacer porque el trabajo en casa nunca se termina, pero trata de aplazar algunas para encontrar momentos para ti. No va a pasar nada si pospones algo por un día o unas horas. Te mando un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Copyright © 2013-2020 Una mamá millennial®