Visita mi otro blog de libros y ocio para adultos ➡ Lucy Bloguera
Tiempo para mamá

Tiempo para mamá: por qué debemos normalizarlo

Si eres visitante frecuente de este blog o me sigues en redes sociales, sabes que el tiempo para mamá es un tema del que hablo con frecuencia por dos principales motivos. El primero, porque es algo necesario, básico y esencial para toda mamá. Y el segundo, porque aunque hoy en día es común ver en redes sociales a madres hablar de ello, sigue siendo minimizado o criticado por algunos.

Cuando comencé a hablar de la importancia de este autocuidado materno, fui una de las primeras en hacerlo en español. Desde luego, fui duramente criticada. Varios años después, hoy es más común entender que las mamás también merecen descanso, pero a pesar de esto, sigue viéndose como algo innecesario o con tintes negativos. Por ello, hoy vuelvo a retomar el tema, pero con un enfoque un poco distinto a mis artículos anteriores.

Qué es el tiempo para mamá

Hace unos meses escribí mi opinión personal sobre una tendencia que veía cada vez con mayor frecuencia en redes sociales: la romantización del autocuidado materno. De alguna manera, el autocuidado pasó de ser un descanso necesario a convertirse en un lujo o algo para presumir. Y creo, personalmente, que esa es una de las cosas que hace que aún no se tome con seriedad esa necesidad de las madres.

Recordemos que, como su nombre lo dice, el tiempo para mamá son aquellos espacios que nos permiten desconectar de nuestro rol de madres, uno que es tanto demandante como gratificante, y del que -como en cualquier trabajo- a veces necesitamos una pausa o descanso.

Como mamás, es importante que además de preocuparnos por nuestros hijos, cuidemos nuestro bienestar físico, mental y emocional. Desafortunadamente, las demandas y responsabilidades de la vida maternal hacen que esto sea un poco complicado, y en muchas ocasiones, olvidado. Además, no podemos olvidar el factor culpa, que dificulta aún más el tenerlo.

Por qué debemos normalizarlo

El tiempo para mamá es fundamental para que las madres podamos atender ese cuidado básico y necesario que como seres humanos merecemos. Permitirnos tener esas pausas y momentos de desconexión ayudará a reducir el estrés y prevenir el famoso burnout o agotamiento extremo, además de hacernos sentir mejor con nosotras msimas y los demás.

Convertir esta necesidad primaria en algo común y frecuente no solo nos hará mejores madres, también hará que otras personas lo vean finalmente como algo normal y esperado. Desde luego, la mejor forma de ayudar a normalizar el tiempo para mamá es la misma que con muchas otras cosas: haciéndolo y teniéndolo. Durante años, las necesidades de las madres fueron ignoradas (incluso por nosotras mismas) al poner en primer lugar el bienestar y la crianza de los hijos. Pero los tiempos cambian y la maternidad también debe hacerlo.

Si bien los hijos siguen siendo nuestra prioridad, las demandas actuales de la crianza y la vida moderna -que son mucho mayores que las de décadas anteriores- requieren que nosotras también nos pongamos en primer lugar.

Iniciar la conversación con nuestra familia, pedir ayuda y delegar tareas o responsabilidades son algunos de los primeros pasos que nosotras podemos tomar, para que otras personas comiencen a darse cuenta que, además de ser necesario, tener ese tiempo para mamá es posible si todos nos apoyamos.

Soy Lucy, diseñadora, editora y mamá millennial. Amo escribir y compartir reflexiones, experiencias y consejos que puedan ayudar a otras mamás. Creo que la maternidad debe tomarse con una taza de café, mucho sentido del humor y un toque de amor propio. Me apasiona hablar de autocuidado, ocio familiar, libros y salud mental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.