Visita mi otro blog de libros y ocio para adultos ➡ Lucy Bloguera
Otras cosas que nadie me dijo sobre ser mamá
Maternidad

Otras cinco cosas que nadie me dijo sobre ser mamá

Hace unos días encontré un post antiguo del blog en el que hablaba, desde mi experiencia como madre primeriza tras el primer año de mi bebé, de esas cositas que no siempre se mencionan sobre la maternidad. Seis años después de ese post, me doy cuenta que hay más por añadir a la lista de cosas que nadie me dijo sobre ser mamá.

Claro, sé que no estoy descubriendo el hilo negro ni revelando ninguna verdad que ya haya dicho alguien más. Pero leer ese antiguo post (y de paso darle una pequeña actualización), me hizo ver que algunas de esas cosas solo fueron pasajeras -afortunadamente- y que con el paso de los años he ido descubriendo otras tantas que no siempre se mencionan.

Cinco cosas más que nadie me dijo sobre ser mamá

Con más años de experiencia y más vivencias qué contar, añado a esa lista otras cinco cosas que no nos dicen:

La maternidad puede ser muy solitaria

A menos que compartas esta increíble experiencia con otra mamá que tenga hijos de edades similares a los tuyos, ser mamá puede llegar a ser realmente solitario, especialmente si eres una mamá que se queda en casa. Y es que ser madre es una transformación completa, en la que tus prioridades cambian y tu estilo de vida se convierte en otro totalmente diferente.

En este apartado, agrego algo que no siempre se dice: convertirte en madre te hará perder amigos. Pero el lado positivo, es que esto es una especie de filtro que te muestra a tus verdaderos amigos y te hace valorar aún más a quienes se quedan a tu lado.

Pierdes tu identidad… pero construyes una nueva

Convertirte en mamá es decirle adiós a la mujer que solías ser. ¡Pero eso no es necesariamente algo malo! Es cierto que al tener hijos pasamos por un proceso de pérdida de identidad que puede ser muy confuso, pero te prometo que poco a poco irás recuperándola, aunque de forma diferente. Y eventualmente, amarás la mujer en la que te has convertido.

Te vas a sentir culpable por muchas cosas

Ay, la culpa de las madres. Podríamos escribir todo un libro acerca de las cosas que nos hacen sentir culpables e incluso añadir una secuela. Y es que aparentemente a las mamás nos encanta exigirnos demasiado, haciendo que caigamos en ese sentimiento tan feo cuando creemos que fallamos.

Nace una mamá y nace la culpa“, dice la frase. Sentimos culpa por salir a trabajar, por sentir que no pasamos tanto tiempo con ellos al estar ocupadas en casa, por dejarles ver televisión, por querer tiempo para nosotrasMuchas culpa, que en su mayoría son innecesarias. Lo estás haciendo mucho mejor de lo que crees, mamá.

Criticarán cada decisión que tomes

Desde el momento en el que anunciamos el embarazo pareciera que nuestra vida se vuelve del dominio público. Cada decisión que tomes será escuchada, pero también evaluada, criticada y juzgada. Tu desempeño como madre será vigilado por muchas personas -principalmente chismosos- que siempre creerán saber más que tú.

Haz lo posible por escuchar lo que sea positivo y te aporte, y deja ir todo aquello que sea negativo, no te sirva o afecte tu sentir acerca de la maternidad. Confía (más) en tu instinto. Y abraza mucho a tu bebé aunque te digan que se va a “embracilar” o acostumbrar a los brazos (no lo hará).

Serás víctima ocasional de la nostalgia

Hay una frase muy famosa de la maternidad que me encanta: “los días son largos, pero los años son cortos“. ¡Y es que es tan cierta! Se que esos primeros meses de noches en vela parecen eternos, pero te prometo que el tiempo vuela.

Un buen día, encontrarás fotos de cuatro o cinco años atrás, cuando tu bebé era realmente un bebé y sentirás cómo te invade la nostalgia. Si eres como yo, hasta una lágrima soltarás. Disfruta el presente.

Y hay más cosas que nadie me dijo sobre ser mamá…

La lista de cosas que nadie nos dijo sobre la maternidad puede seguir, pero he compartido aquellas que creo me han marcado más y de alguna manera se volvieron (para mí) esas cosas que me habría gustado saber o entender mejor años atrás. En el caso de otras mamás, quizás la lista cambie un poco o coincida con la mía.

Lo maravilloso de la maternidad es eso: todas vivimos y nos acompañamos en esta aventura, pero al final, cada una de nuestras maternidades es única.

Soy Lucy, diseñadora, editora y mamá millennial. Amo escribir y compartir reflexiones, experiencias y consejos que puedan ayudar a otras mamás. Creo que la maternidad debe tomarse con una taza de café, mucho sentido del humor y un toque de amor propio. Me apasiona hablar de autocuidado, ocio familiar, libros y salud mental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.